English Version


Veo como ellos lo llaman Padre, este hombre flaco y tatuado que ha hecho una carrera humillando y exponiendo a las mujeres como deporte. Veo como lo siguen ciegamente, tanto hombres como mujeres, la mayoría de ellos jóvenes y estúpidos, como ovejas perdidas buscando una religión. Veo como ellos compiten por su atención, exponiéndose; las mujeres le envían fotos de sus cuerpos desnudos, y los hombres las incitan, adorándolo fervientemente.

Veo como Ella es “retweeted” por él, esta chica perdida viviendo en algún lugar en el cinturón de la Biblia, rubia y bonita, una madre joven, realmente, con fotos de su hijo de apenas un año de edad en su perfil junto a la foto de sus nalgas desnudas que le envió al padre. Veo como regodea en la atención que el padre le concede a ella, y veo como descienden los lobos. Observo, ya sabiendo lo que viene. No tarda demasiado. Ella les complace al principio, amando la atención, su momento de fama. Cuando la atención llega a ser demasiado, matizando con un toque de violencia, ella los ignora y en silencio, establece su perfil en privado. Entonces veo como elimina su perfil, en silencio, sin fanfarria, dejando el fantasma de sus mensajes. El culto sigue.

El misógino y la feminista

Cuando le digo a la gente sobre mis experiencias me siento que ellos realmente no me escuchan, así que cuando ellos por primera vez ven la parte más fea de mi carácter, siempre están sorprendidos, y me veo obligada a ir, viste? Te lo advertí. Yo fui muy clara. Y todavía,muchos de alguna manera no entienden que yo le tengo tanto miedo a ser manipulada que conmigo, es revelación completa o nada. Yo soy paranoitica. Soy ansiosa, junto con un grado de sociología y antecedentes en los servicios de protección infantil (realmente, una detectiva para familias) y usted encontrará que yo me enfoco a cada palabra, cada matiz y omisión. Afortunadamente, mis amigos son increíblemente pacientes, y mientras los hago loco con mis sospechas, me aman lo suficiente para sentarse y explicarme las cosas, o simplemente decirme que me calme.

Una vez tuve un amigo, frustrado, regañarme sobre esto. Sólo porque estás entrenada para encontrar a los pedófilos y violadores, me dijo, no significa que todo el mundo es un pedófilo o un violador potencial.

¿Estás seguro?

Empecé a seguir a el Padre después de un intento de citas en línea. Conocí a este chico de ojos grandes, lo llamare Manny, con labios para morirse y hablador sucio para arrancar. Y oh, soy un tonta para un hablador sucio. Manny y yo habíamos enviando mensajes de texto por un par de semanas, pero aún no había podido oír su voz o verlo en persona. Cualquier intento de solidificar a la persona separada del personaje en línea fue sin resulta. Cuando mencioné el tema el desvió o ignoro mis mensajes en completamente. Oh, me estaba bañando, él contestaba. Estaba durmiendo. Estoy muriendo por verte igualmente, pero no real, verdadero intento de verme en persona y esto, por supuesto, me hizo grandes banderas rojas.

Fue durante uno de estos intentos de contacto que me decidí a hacer una búsqueda de Manny. Cuando empezamos a hablar me dio su nombre, pero era demasiado genérico y produjo ningún resultado. Entonces tuve un momento de claridad: buscar su nombre de pantalla. Con eso encontré cuentas de twitter, un sitio web, vine, tumblr, hasta un resume. Me dijo que no tenía ningún perfil en línea para compartir. También me dio un nombre falso. Él había mentido. Y no acepto muy bien a que me mientan.

Aún así, a Manny no le cayó muy bien a mi trabajo de detective. Me llamó loca, me llamó una acosadora, me dijo que era debil y necesitada. ¿Y entonces se jactó: que encontraste, en verdad? Información que estaba mintiendo en todo internet. No eres tan inteligente. Porque no encuentras mi contraseña de MySpace, se burló, eso sería más útil. Me impresionó la ironía. Este hombre que me acusó de cruzar fronteras y acosando cuando lo único que quería era conocer a la persona con quien yo hablaba, aquí él estaba sugiriendo formas mejores para mí perseguirlo. Le había rogado por una llamada telefónica. Le dije que necesitaba escuchar su voz. Escucha su tono. Aún así, él lo evitó.

Y entonces vi su lujuria por el padre.

Los Niños Perdidos

Todo sobre me dice chica. La mayor parte de mí dice feminista. La etiqueta es prominentemente en todos mis perfiles en línea y es donde se encuentra mi pasión. No, no odio a los hombres. Eso es un mito. Hay una frase que dice algo parecido a, la mejor manera de callar a un grupo es deslegitimar su mensaje. Conozco a muchas mujeres increíbles que tienen demasiado miedo por identificarse como feministas por temor a ser indentificada como lesbianas que odian los hombres. No soy uno de estas mujeres. Estoy tan segura en mi feminidad como estoy en mis creencias. No duele que tengo la genética para respaldarlo. Como quiera, aprendí muy temprano que soy mucho más inteligente y talentosa que los hombres que trataron de darme órdenes o usarme simplemente porque eran masculinos.

Yo no odio los hombres. De hecho, me dan lástima. Lo siento por mis muchachos. Conozco demasiados muchachos solos y aburridos con un sentido de derecho una milla de largo que no entienden por qué las mujeres no se les acercan. Pero yo soy un chico bueno, me dicen. Y me hacen grimar. El último chico que me dijo esto lo hizo mientras sumerge sus dedos repetidas veces en un tazón de de chile comunal en una fiesta. No lo entiendo, dijo, lambiendo sus labios, limando  sus dedos, y los sumergió en el chili nuevamente sin miramientos. Quedé congelada, la mirada fija en su rostro. Yo sabía que no se había bañado en las últimas 48 horas. Y me dio vergüenza para él. No las entiendo, las mujeres, dijo, lamiendo sus dedos.

Ustedes son todas locas.

De hecho.

Yo soy una chica que también se cuelga con los muchachos. En muchos sentidos, soy bilingüe. La relaciones que tengo con mis amigas son profundas, complejas y variadas, a veces frustrante y pasivo-agresivas, pero sin duda vale la pena y sorprendente. También estoy ya acostumbrada siendo la única muchacha en la habitación.

Yo los llamo los niños perdidos, los niños que todavía tienen que crecer, que le tienen miedo a las mujeres, que no saben realmente cómo socializar y están solos, confundidos por qué sus intentos han fracasado. Yo trato de ayudarlos a ellos. Es la trabajadora social en mí, la bien intencionada. Tal vez, tratando de ensenarle a  un hombre como estar en una relación, en una relación, es un error. Tal vez hacerlo como una amiga es mejor. Pero esto ha explotado masivamente en mi cara cada vez. Demasiado terco, demasiado envuelto en su propia realidad para ser verdaderamente libre. He tratado de ayudar a los muchachos que están convencidos de que las mujeres son jodonas y termina siendo una profecía auto-cumplida. No importa lo que he hecho para tratar de ayudar a mis chicos, que se colocan en sus formas.

Una vez, un amigo me contó una historia sobre una ex novia del. La Diez, él la llamó, nunca dándome su nombre. Él me dijo que ella lo trato de cambiar, comprandole ropa para que la use. Él me contó esta historia mientras propagada que ninguna mujer lo combiara. Y antes de que yo pudiera aguantarme, le comente: Pero tú no eres tan increíble para empezar.

No he oído de él desde entonces.

El Padre

Cada generación parece tener uno: un Joel Francis, un Hugh Heffner. Pero la misoginia y puro desprecio de las mujeres parece mucho más palpable en cada uno de los nuevos conjuros. No sé, tal vez estoy mirando hacia atrás con gafas tintada con nostalgia. Después de todo, yo no estaba viva en la década del los 60, durante el tiempo en Playboy gobernó el mundo. Sin embargo, he escuchado historias de Bunnies que fueron sometidas a pruebas de papanicolaou como requisito para trabajar.

El Padre no es nada nuevo. Es un parásito, la clase de hombre que se acuesta contigo, y te llama  asquerosa y sucia, y lo cree de todo corazón, y probablemente piensa que está haciéndote un favor por darte su evaluación honesta de tu valor.

¿No debería haber leyes en contra de esto? ¿Si los borrachos y adictos a la nicotina pagan impuestos sólo por herirse a sí mismos, no debería haber un impuesto por aquellos que hacen del mundo un poco peor sólo por existir?

Y me pregunto, si hay tanto dinero y fama en la explotación de las mujeres, es el momento, entonces, a que no juntemos y nos explotemos nosotras mismas? ¿Controlar nuestras propias imágenes en vez de darle el control estos caracteres intermediarios que tienen poco talento más allá la testosterona?

Es Una Fantasia

Yo me estoy dudando. Me pregunto si fui demasiado dura con Manny, si tal vez debería de haber sido más paciente. Esto es lo que hombres como él hacen: razan duda. Viven en la ambigüedad: nunca confirmar o negar nada, mentir por omisión, calificando. Me recuerdo que me mintió acerca de su nombre. Me recuerdo de todas las banderas rojas, de uno de los videos que me envio que no era ni siquiera para mí. En mi fervor a conocerlo le pedí que me enviara un video simplemente diciendo hola. Pero cometio un error y me envió un vídeo de un amigo promero. Yo sabía lo que eso significaba, y aún así, pero quise ignorarlo, y creer lo contrario. El vídeo que había enviado no fue hecho para mí, estaba sentado en sus archivos. Estaba jugando conmigo y fue vago, cortando y pegando sus esfuerzos.  

Aún así, no puedo ayudarme a mí misma, y le hago una búsqueda por alguna indicación. Encuentro un resume viejo  con fotos. En estas fotos se viste diferente: chaqueta de traje, camisa de botón y pelo encrespado, lejos del “emo kid look” que tiene ahora. Y aunque la calidad de imagen es mala, en la mano izquierda, veo un anillo de boda.

Cerro mi computadora y froto mis ojos. No es mi responsabilidad. No, en absoluto.